domingo, 27 de mayo de 2012

MÁS INFORMACIÓN SOBRE CASO PFIZER

Para poder ampliar nuestros conocimientos daremos a conocer mayores detalles sobre los escándalos empresariales en los cuales la empresa Pfizer se ha visto involucrada. El siguiente caso trata sobre la experimentación con niños nigerianos con el medicamento Trovan de Pfizer:  

En el año 1996 la empresa Pfizer realizó una experimentación con su nuevo medicamento “Trovan” en cerca de 200 niños nigerianos de manera ilegal, lo que condujo a la muerte a 11 de ellos y a la malformación del cuerpo del resto de niños. Este medicamento es empleado contra la meningitis, enfermedad que ataca violentamente a la sociedad nigeriana. Es por esto que Pfizer decide comprobar la eficiencia del Trovan en este país.   

Pfizer llevó a cabo el ensayo de los antibióticos de marca Trovan, a pesar de no tener ninguna prueba médica previa de que podría ser eficaz contra la meningitis. Los investigadores de Pfizer llevaron a cabo el ensayo en el Hospital del Estado de Kano, Nigeria donde al mismo tiempo un equipo de Médicos Sin Fronteras (MSF) trataba niños con un régimen de antibióticos reconocido y aprobado clínicamente para el tratamiento de la meningitis bacteriana. Lo ampliamente criticable de este caso es que Pfizer llevó a cabo sus experimentos en los niños  sin el requisito del consentimiento informado, y sin obtener primero las aprobaciones reguladoras y/o la autorización de las autoridades apropiadas de Nigeria. Fueron niños inocentes explotados por Pfizer. Actualmente, Trovan gana en total más que mil millones dólares por año. Según fuente del Washington Post  "Los pacientes y familiares aclararon que a ellos nunca se les informó que serían parte de un ensayo clínico”. Entonces estos hechos fueron un total abuso de poder.

Después de todos los acontecimientos mencionados, la trovafloxacina finalmente fue aprobada para su uso, pero solamente, en adultos a fines del año 1997 en Estados Unidos y luego posteriormente en Europa. Al poco tiempo de lanzado al mercado, fue un éxito en ventas. Pero en el año 1999 empezaron a salir a la luz todos los efectos colaterales de la fabricación de este medicamento. En Estados Unidos se ordenaron restricciones a la trovafloxacina, después de conocerse que este medicamento había producido daños hepáticos. Es por eso que en junio de 1999, las autoridades europeas encargadas de otorgar la aprobación recomendaron retirar el medicamento de la venta, con lo cual Pfizer debió quitarlo del mercado europeo.

Los ensayos realizados por Pfizer faltaron a los protocolos establecidos en la Declaración de Helsinki. Esta Declaración estableciendo en sus diversos artículos lo siguiente:

  • Artículo 5: "En investigación médica en seres humanos, la preocupación por el bienestar de los seres humanos debe tener siempre primacía sobre los intereses de la ciencia y de la sociedad".
  • Artículo 8: "La investigación médica está sujeta a normas éticas que sirven para promover el respeto a todos los seres humanos y para proteger su salud y sus derechos individuales"
  • Artículo 20: "Para tomar parte en un proyecto de investigación, los individuos deben ser participantes voluntarios e informados"
  • Artículo 24: "Cuando la persona sea legalmente incapaz, o inhábil física o mentalmente de otorgar consentimiento, o menor de edad, el investigador debe obtener el consentimiento informado del representante legal y de acuerdo con la ley vigente. Estos grupos no deben ser incluidos en la investigación a menos que ésta sea necesaria para promover la salud de la población representada y esta investigación no pueda realizarse en personas legalmente capaces".

Asimismo, las pruebas hechas por Pfizer violaron a las Convenciones de la ONU y africanas sobre los derechos de los niños, y a las violaciones a las leyes nigerianas.

La defensa de Pfizer consistió en declarar que pidió consentimiento verbal a los padres nigerianos para realizar el experimento. Y, según lo indicado por el portavoz de Pfizer en Nueva York, Bryant Haskins, las pruebas de Trovan fueron hechas de "manera responsable" y con el "pleno conocimiento del gobierno nigeriano". El consentimiento para este tipo de experimentos no puede ser verbal, ya que los pacientes deben ser completamente conscientes de los riesgos y deben atestiguarlo firmando un documento donde estén especificados. Y en cuanto al gobierno de Nigeria, éste presentó documentos ante la Corte Suprema Federal donde consta que Pfizer no tuvo la aprobación de las agencias reguladoras del Estado para este tipo de acción. Por ende, no habría actuado éticamente al probar el Trovan. La situación se complejiza aún más si se considera que el Trovan fue probado en medio de una grave epidemia de meningitis.

Este caso es de nunca acabar. Pfizer en julio del 2009 se comprometió con el estado de Kano a pagar la suma de 75 millones de dólares como indemnización. En agosto del 2011 los padres de cuatro niños nigerianos recibieron la indemnización de 175 mil dólares.






Fuentes:
http://www.revistapueblos.org/spip.php?article1567
http://pharmacoserias.blogspot.com/2006/01/medicos-sin-fronteras-rechaza.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada